OTRI. Ucavila

El legado de Benedicto XVI. Por Lourdes Miguel Sáez

AddThis Social Bookmark Button
Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

LOURDES MIGUELTras los últimos acontecimientos de incertidumbre y emoción ante la elección del nuevo Papa Francisco, una vez ha comenzado la andadura de su recién estrenado Pontificado, dirigimos una mirada retrospectiva a lo que ha sido y sigue siendo el legado vivo y actual de su predecesor Benedicto XVI. Desde las primeras palabras pronunciadas en el Balcón de la Basílica de San Pedro aquel 19 de Abril de 2005 hasta el día en que libremente y por voluntad propia decidió poner fin a su Pontificado, Benedicto XVI se ha presentado como el siervo, el discípulo, “un simple y humilde trabajador de la viña del Señor”.

En su renuncia hemos visto un gesto humano que ha sido acogido con sorpresa y nostalgia pero también con esperanza, la misma que él ha sabido transmitir en sus últimos discursos e intervenciones como Cabeza de la Iglesia. En su decisión deliberada recaía también la responsabilidad de quien, hasta el último momento, debía cuidar la grey que le había sido confiada. Por eso, no abandonó la barca de Pedro, sino que confió su dirección a otro guía que pudiera seguir conduciéndola hacia buen puerto. 

Siendo consciente de sus límites, de la disminución paulatina de sus fuerzas físicas y espirituales, él mismo preparó la transición para la sucesión a la Sede de Pedro e instruyó a los fieles –como anteriormente lo había hecho en el ejercicio del munus docendi- en la comprensión de los sucesos con un marcado significado teológico, eclesiológico y espiritual. 

Cooperador de la Verdad. Desde su gran capacidad intelectual y con la firmeza que le caracterizaba en sus convicciones para afrontar los desafíos de unos tiempos azarosos y difíciles, sirvió a la verdad y cooperó con ella conforme rezaba el lema de su escudo arzobispal y cardenalicio, haciendo de la humildad una constante impresa en el ejercicio del ministerio petrino. Su empeño por renovar la Iglesia apelando a la santidad de todos sus miembros le llevó a enfrentarse directamente con episodios desagradables y sombríos males que fue necesario erradicar.  

Opositor a la Dictadura del relativismo. Su crítica constante al relativismo -tan fuertemente arraigado en la mentalidad contemporánea-, pretendió sentar las bases de un reencuentro con la ley natural inscrita en el corazón de todo hombre, para reconocer lo que es justo y para distinguir entre el bien y el mal. 

Impulsor del respeto a la Creación. En sintonía con las maravillas de la naturaleza, Benedicto XVI recordó en varias ocasiones que el hombre puede utilizar responsablemente los recursos naturales para satisfacer sus necesidades legítimas, pero siempre “respetando el equilibrio inherente a la creación misma”. 

Alentador en medio de la Crisis económica. En su tercera encíclica “Caritas in Veritate” compartió su preocupación por la crisis mundial y se dirigió a los representantes de las naciones alertándoles de los excesos del Capitalismo y la necesidad de promover unos valores que logren un verdadero desarrollo humano integral y un orden económico nuevo. 

Promotor del diálogo interreligioso. Partiendo de lo que es común a todo hombre, como la búsqueda de la belleza, el deseo del amor, la necesidad de luz y verdad, fomentó el diálogo con otras religiones, considerando como elemento de unidad el deseo de Dios que todo hombre lleva en sí mismo. 

Defensor de la paz, como fruto de la justicia y consecuencia de la caridad. Benedicto XVI demostró a lo largo de su Pontificado que los pensamientos, palabras y gestos de paz originan una cultura de la paz, y por ello, no sólo la tolerancia puede responder a esta exigencia, sino que debe promoverse una verdadera educación en la paz.

Iniciador de la Nueva Evangelización. Fiel a la doctrina y custodio de la fe, abordó el secularismo tan extendido, exhortando a eliminar todo aquello que puede degradar las relaciones humanas y a potenciar el anuncio del Evangelio para construir un futuro mejor para la Humanidad. Y por eso convocó el Año de la Fe: para recuperar la realidad de una Iglesia entrañable y cercana, de vida y plenitud al servicio de la sociedad inmersa en un desierto y un vacío de sentimientos que debe retornar a Dios. Constituye éste una herencia y un gran reto para quien ahora debe presidir la Sede de Pedro.

En el transcurso de apenas una semana desde la entronización del Papa Francisco, se han escuchado voces un tanto temerarias y poco reflexivas procedentes de algunos sectores católicos que pretenden comparar la actividad  y el Magisterio de Benedicto XVI con los signos externos y visibles de los primeros días del nuevo Pontificado, describiendo así un elenco de acentuadas diferencias que parecen empañar el agradecimiento que hasta hace unos días le mostraban al Papa emérito. Aunque es inevitable la acción de observar, analizar e interpretar, la coherencia cristiana debe conducir a los fieles al reconocimiento de que por encima de todo, ambos fueron elegidos para una misión común en dos épocas independientes pero consecutivas, donde la unidad se manifiesta como el eje central que vincula la consagración de sus vidas al servicio de un solo Señor, la profesión de una sola fe y el amor a una misma Iglesia.

 

Lourdes Miguel Sáez

Profesora de Derecho Canónico en la Universidad Católica de Ávila

Foto del día

2015/16 en la UCAV: Grupos internacionales

La internacionalización de la educación superior es la clave del éxito de la formación universitaria actual para afrontar el desempleo juvenil y dar respuesta a los desafíos que impone la globalización. Las universidades deben planificar nuevas acciones para la internacionalización y la construcción de un campus internacional. Y esto es lo que está haciendo la Universidad Católica de Ávila (UCAV) con su política de internacionalización. 

< Septiembre 2017 >
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Boletín de noticias





Ucavila utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Para más información, consulte nuestra política de cookies.

Acepto las Cookies