La presidenta del Consejo Directivo de la UCAV, Lydida Jiménez, conciencia a los alumnos sobre la fuerza de un ideal

La presidenta del Consejo Directivo de la UCAV, Lydida Jiménez, conciencia a los alumnos sobre la fuerza de un ideal

Ávila, 10 de abril de 2018. La presidenta del Consejo Directivo de la Universidad Católica de Ávila (UCAV), Lydia Jiménez, ha impartido una conferencia a los alumnos con el título “La fuerza de un ideal – la exigencia”. Esta sesión ha servido de orientación a los alumnos para sus estudios y para la vida.

Las grandes cosas y los grandes ideales no se forman inmediatamente ni con golpes espectaculares de un momento, sino que se forjan en un esfuerzo diario, constante, programado, sabiendo lo que queremos y a dónde vamos. Y conociendo los medios que nos ayudan a conseguir esos objetivos. Eso nos va a ir proporcionando un ideal que podemos cifrar primeramente, según ha explicado Lydia Jiménez.

El primer ideal que tenemos que proponernos es tener una gran belleza interior. Para ello, Lydia Jiménez considera que es necesario formar dentro de nosotros un carácter, es decir, una belleza interior que supone paz, sosiego, tranquilidad y, en definitiva, felicidad. Esa belleza interior puede ser un ideal que te va a proporcionar ser alguien personal, dejas de ser gente amorfa que sigue indiscriminadamente la moda y te conviertes en persona que sabe lo que quiere y que sabe acometer las dificultades, dominar los sentimientos y que emplea tiempo en esa belleza interior que le hace ser una persona y evita a que sea gente.

La presidenta del Consejo Directivo de la UCAV insistió a los alumnos en la importancia de valorar la fuerza de ese ideal interior que es el que va a hacer a una persona que sea equilibrada, estable y madura. “En este forjar tiene gran importancia el método en el esfuerzo. Tener un plan de vida”. Es necesario organizar el tiempo que hay que dedicar al estudio, a hacer deporte, y el tiempo que no hay que dedicar a las RRSS que disminuye el rendimiento en el estudio.

“Tener un estudio bien organizado, un tiempo de deporte bien distribuido y un tiempo diario para quedarte a solas contigo mismo y hacer esas preguntas del principio y valor lo que se está haciendo, un balance del día”. La mejor manera es dejarse acompañar por alguien, como los profesores o el tutor de la universidad, que pueden ayudar y liberar de traspiés si te dejas acompañar. Un tema que preocupa al Papa Francisco, quien ha convocado un Sínodo en octubre en Roma para tratar el tema del acompañamiento y el discernimiento.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.