Jorge Mongil, profesor de la UCAV, gana el premio al Mejor Proyecto de Ávila de los Premios Innovadores del diario El Mundo de Castilla y León

Jorge Mongil, profesor de la UCAV, gana el premio al Mejor Proyecto de Ávila de los Premios Innovadores del diario El Mundo de Castilla y León

Ávila, 16 de octubre de 2020. Jorge Mongil, doctor Ingeniero de Montes y profesor de Hidrología y Restauración Hidrológico-Forestal en la Universidad Católica de Ávila, ha sido galardonado con el premio al Mejor Proyecto de Ávila en los Premios Innovadores del diario El Mundo de Castilla y León.

El proyecto ‘Muros que retienen carbono y nutrientes’ radica en demostrar la eficacia de los diques de retención de sedimentos de la restauración hidrológico-forestal de la cuenca del río Corneja (Ávila) para la captura de carbono y nutrientes, y evitar su llegada al Río Corneja y al embalse de Santa Teresa.

Un proyecto innovador porque relaciona técnicas de lucha contra la erosión como son los diques, con la retención de carbono y otros nutrientes (nitrógeno y fósforo). Según indica Mongil, la erosión de los suelos, además de reducir la productividad de estos debido a la pérdida de profundidad y de espacio disponible para el desarrollo de las raíces de las plantas, produce una reducción de la fertilidad debido a la pérdida de carbono orgánico, nitrógeno, fósforo y otros nutrientes. Esta pérdida de fertilidad reduce la biomasa vegetal y la producción de los cultivos, y también afecta al ciclo de carbono. “Está ampliamente reconocido que este es uno de los factores, dentro de los sistemas biológicos, que afectan al cambio climático global”, señala el profesor.

Por tanto, el trabajo ha permitido conocer mejor la eficacia de los diques de retención de sedimentos en la lucha contra la erosión y, más específicamente, en la captura de carbono y otros nutrientes que, de otra manera, si no se hubieran construido los diques, se perderían a través de los cauces fluviales. Por lo tanto, es un paso más en el reconocimiento de que estas estructuras, con sus limitaciones e inconvenientes, constituyen unas herramientas imprescindibles en la lucha contra la erosión, en combinación, lógicamente, con la repoblación forestal.

Cabe destacar que, aunque se han llevado a cabo investigaciones similares en el sureste español y en China, es la primera vez que se aplica en esta zona, con unos materiales geológicos de tipo granítico y un clima mediterráneo-continental.

El equipo investigador ha estimado el volumen de sedimentos atrapados en los diques, que se construyeron en 1964 para el control de la erosión en las laderas que vertían a la cuenca del río Corneja, tras haberse construido la presa de Santa Teresa (en la provincia de Salamanca) y comprobarse la importante llegada de materiales sólidos desde el mencionado río, que podrían reducir de manera significativa la vida útil del embalse. Posteriormente, se cuantificó la cantidad de carbono orgánico, nitrógeno y fósforo en esos sedimentos.

El carbono orgánico del suelo desempeña un importante papel en el ciclo global de carbono, ya que representa un 70% del carbono terrestre. Sin embargo, la erosión del suelo puede tener un gran impacto en las reservas de carbono y otros nutrientes del suelo, como el nitrógeno y el fósforo. Las técnicas de conservación del suelo y del agua, como los diques, se emplean frecuentemente para controlar la pérdida de suelo en laderas, cárcavas y barrancos. El objetivo de esta investigación fue cuantificar el carbono orgánico, el nitrógeno y el fósforo retenidos en los diques de la restauración hidrológico-forestal de Tórtoles (Ávila). Se tomaron muestras de suelo de las cuñas de sedimentos de treinta diques y de otros treinta suelos originales, en las que se determinó la textura, la conductividad eléctrica, el pH y los contenidos en carbono, nitrógeno y fósforo. El volumen de sedimento retenido en los diques se calculó por el método de las secciones, desarrollado por el mismo grupo de investigación en trabajos anteriores. Las pérdidas de suelo totales en la zona se han estimado en 6.40 toneladas por hectárea y año, y las cantidades de carbono, nitrógeno y fósforo son 13.76, 0.48 y 0.05 kilogramos por metro cuadrado, respectivamente.

Los resultados obtenidos permiten extraer diferentes conclusiones como el hecho de que las pérdidas de suelo y nutrientes son una de las consecuencias más importantes de la erosión del suelo, especialmente de sus horizontes superiores, y las cuñas de sedimentación de los diques constituyen una importante fuente de información de estas pérdidas de suelo y nutrientes en sus cuencas, debido a su función de retención.

También la cubierta vegetal y la litología de la zona son los factores que de forma más significativa condicionan los contenidos de carbono, nitrógeno y fósforo en los suelos originales y en lo sedimentos, elementos que son especialmente escasos en sustrato granítico.

Otra de las conclusiones obtenidas es que los diques constituyen un importante instrumento de control de las pérdidas por erosión de carbono, nitrógeno y fósforo, y evitan que estas sustancias pasen a los cursos de agua.        

Por otra parte, los diques rompen la conectividad de los procesos hidrológicos y erosivos de las cuencas, y son una eficaz manera de retener, no sólo sedimentos, sino también carbono orgánico, nitrógeno y fósforo, evitando que estos pasen a los ríos, embalses y lagos. Además, es importante considerar como los diques pueden jugar un papel importante en el cambio climático global, debido a su contribución en el secuestro de carbono y nitrógeno a escala de cuenca.

El trabajo ha sido llevado a cabo por los profesores e investigadores del Grupo de Investigación de Hidrología y Conservación de la UCAV Jorge Mongil, Virginia Díaz, Marta Espina y Lidia San Segundo, y por Joaquín Navarro de la Universidad de Valladolid.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.