OTRI. Ucavila

Pregón de la rectora de la UCAV. Fiestas de Las Vacas (Ávila)

AddThis Social Bookmark Button
Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

altPREGÓN DE LAS FIESTAS DE LA VIRGEN DE LAS VACAS 2012  (11 de mayo)

Por la Exma. Sra. Dña. Mª del Rosario Sáez Yuguero, rectora de la Universidad Católica de Ávila.

La rectora de la UCAV fue pregonera este año de estas fiestas memorables. En estas líneas, todos los interesados pueden disfrutar de nuevo del emotivo discurso de esta nueva "vaquera" de corazón.

 

Excmo. y Reverendísimo Señor Obispo de Ávila.

Excmo. Señor, Presidente y miembros de la Junta de Gobierno del Ilustre Patronato de la Santísima Trinidad y Nuestra Señora de las Vacas.

Excmo. Sr. Alcalde de Ávila.

Dignísimas autoridades religiosas, civiles y militares.

Peña de los Mozos de las Vacas

Queridos vecinos que hacéis posible esta fiesta.

Señoras y Señores.

A todos, buenas tardes.

Agradezco sinceramente la invitación que me habéis hecho, a ser pregonera de las fiestas de la Virgen de las Vacas, en este popular y alegre barrio abulense.

Gracias por dejarme ser “vaquera” con vosotros, por ser una más en este barrio abulense, famoso por su forma de querer a la Virgen.

No es fácil tarea pregonar la fiesta de la Virgen de Las Vacas; he preguntado a los que conocen el barrio y la fiesta y me han aconsejado cariñosamente que hablara desde el corazón. 

Después de agradecer tan sabias palabras, no quiero ser yo la que hable, quiero dejar que hable el corazón de cada uno de vosotros.

Vengo a este día grande a fundirme con vosotros, a ocultarme tras vuestra pasión por la Virgen de las Vacas y a degustar el delicioso sabor del fervor vaquero.

La fiesta de la Virgen de las Vacas es tan extensa, tan poliédrica y multicolor, que se podría decir que hay tantas fiestas, y formas de vivirla, como devotos.

Podría hablar de una fiesta de devoción mariana profunda, os podría hablar del amor a la Virgen que late en lo más profundo de vuestros corazones, de la Mujer con mayúsculas que es la verdadera protagonista de nuestra Fiesta, de nuestra Madre del Cielo, de la Virgen de Las Vacas que sale de su ermita para visitar a sus hijos que la esperan en la Ronda de la Muralla; esa Madre de ojos tiernos con la que cruzamos nuestras miradas por las calles de Ávila, la que nos abre la puerta a la reflexión profunda, la revolucionaria del amor al prójimo, la que dijo a su hijo un día en Caná: “No tienen vino”, “no tiene nada” para que su Hijo hiciera el milagro. Hoy también intercede por sus mozos de las Vacas y por tantos que la aclaman. 

Podría hablar en este pregón sobre la religiosidad de un pueblo que canta, escribe, recita, esculpe o borda formas imposibles, por y para su Virgen de las Vacas.

Un pueblo indomable, con un alma libre como el viento y un gran corazón fervoroso que encuentra en la Fiesta de la Virgen el marco perfecto para expresar su fe y su forma singular de honrar la figura de María. 

Os felicito porque veo, desde el telón de fondo de esta Plaza, a un barrio que no quiere perder sus raíces cristianas frente a un mundo que pretende robar nuestros sentimientos. 

Os felicito por ser un barrio que se aferra a su identidad, a su forma de entender la vida, a su manera de relacionarse con lo trascendente, con lo espiritual.

Conozco también vuestro compromiso solidario, el compromiso de los vecinos con aquellos que más lo necesitan, los que viven permanentemente al otro lado de la frontera de la dignidad humana, con los necesitados, los que sufren y están solos. 

Podría seguir hablando de todas estas cosas, pero realmente lo que me sale del corazón, de lo que yo quiero hablar esta tarde aquí es de vosotros, de los que vivís la Fiesta de la Virgen de las Vacas de forma callada, del andero que renuncia a su identidad personal, para formar parte de la identidad colectiva que cada año porta a la Virgen. De esa mujer que, invisible entre la gente, en una esquina cualquiera, de una calle cualquiera, se santigua emocionada al paso de María. De los que caminan detrás de Nuestra Madre en busca de alivio, de consuelo, de esperanza; y hablar también de lo ausentes de los que ya viven la fiesta en el Regazo de la Madre y que los tenemos también aquí presentes.

Yo os he visto alegres detrás de la Virgen, pero también os he visto llorar.

Me impresionó fuertemente, durante el pregón de Semana Santa en San Francisco, oír a la banda del Amarrao dedicar una canción a un compañero que estaba enfermo en el hospital, yo vi a esos músicos trompeta en mano llorar, llorar como lloró Jesús por su amigo Lázaro.

También sé que siempre estuvisteis en el Hospital junto a Jesús y su Madre rezando por Él y eso la Virgen no lo olvida: Santa María, ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte.

Ese pregón va dedicado a ese joven vaquero que se hizo hombre en este barrio lleno de alegría; que le vio jugar y disfrutar de sus fiestas, como “pequemozo”, y después como mozo de la peña de los “Mozos de las Vacas”.

Joven lleno de ilusión por sacar a la Virgen de la Ermita para pasearla por las calles de Ávila; un vaquero de pies a cabeza que vivió los viernes de cadenetas, los pasacalles con la charanga, el pasodoble al son del Gato Montés, los ratos de dulzainas, los lunes de las Vacas… Y que el domingo de Resurrección se presentó ante Virgen que tanto quería. En este 2012, las andas, los cohetes, los vítores, las oraciones, todo estará lleno del recuerdo del joven Jesús que nos mira y espera Junto a la Virgen y estoy segura que también en el cielo este año habrá procesión con el Gato Montés.

Cuando la Virgen de las Vacas, con sus dulces ojos y su bello manto, atraviesa el dintel del portón de nuestra ermita, y es recibida por la multitud, suena la primera campanada de un día para el recuerdo. A los portadores se les hincha el pecho; cabezas de varales se van a comer el mundo con su Madre a cuestas. Tras los pasos a derecha para centrar el paso, y ya con los compases de la banda, la Virgen sale por fin del templo, y los vaqueros explotan.

Se dejan ir y desatan todo lo que han ido guardando durante el año. "¡Ya está en la calle!, ¡ya está en la calle la reina de las Vacas. Guapa, guapa y guapa!".

Entre piropos van tejiendo, van bordando ese manto invisible que expresa su amor de niño por la Virgen, van tejiendo un manto que envuelve las noches del segundo domingo de mayo y les cobija y protege todo el año.

¡No estáis solos! Os acompañan una multitud de almas que empujan las andas, que sostienen esta imagen de la Virgen de las Vacas, que lleva bajo su manto a todos los vecinos Vaqueros.

Termino como empecé: Gracias por dejarme ser “vaquera” y gritar con vosotros: ¡Viva la Virgen de las Vacas!



Mª del Rosario Sáez Yuguero. Rectora de la Universidad Católica de Ávila.

Foto del día

2015/16 en la UCAV: Grupos internacionales

La internacionalización de la educación superior es la clave del éxito de la formación universitaria actual para afrontar el desempleo juvenil y dar respuesta a los desafíos que impone la globalización. Las universidades deben planificar nuevas acciones para la internacionalización y la construcción de un campus internacional. Y esto es lo que está haciendo la Universidad Católica de Ávila (UCAV) con su política de internacionalización. 

< Septiembre 2017 >
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Boletín de noticias





Ucavila utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Para más información, consulte nuestra política de cookies.

Acepto las Cookies