Enrique López: “la Constitución está en un estado de máxima vigencia”

Enrique López: “la Constitución está en un estado de máxima vigencia”

“La Justicia Constitucional constituye un instrumento de permanente actualización del Texto Constitucional que permite que las Constituciones sobrevivan muchos años”

“Se debe hacer un esfuerzo por cerrar las competencias del Estado y de las CCAA en la Constitución”

“Tan peligroso es sacralizar un texto como trivializar permanentemente por su reforma”

Ávila, 24 de octubre de 2018. El magistrado de la Audiencia Nacional, Enrique López, ha dejado claro que “la Constitución Española goza de muy buena salud y se encuentra en un estado de máxima vigencia”, por lo que considera la reforma siempre y cuando sea para mejorar cuando haya el consenso adecuado y cuando la oportunidad sea la adecuada”. Así de rotundo se ha mostrado en la conferencia impartida en la Escuela de Otoño “La vigencia de la Constitución y oportunidad de reforma”, que organiza la Universidad Católica de Ávila (UCAV) en colaboración con el diario La Razón.

Escuchar: Enrique López, Magistrado de la Audiencia Nacional, ex Magistrado del Tribunal Constitucional y ex vocal del Consejo Judicial del Poder Judicial.

“Si un proceso de reforma es una encarnación del principio democrático que tiene la voluntad de alterar las normas supremas de convivencia, tenemos que tener claro que la justicia constitucional constituye un instrumento de permanente actualización de un texto constitucional que permite que las constituciones sobrevivan muchos años”.

Pero una reforma implica una división de poderes en el tiempo. Debemos permitir que esto ocurra, pero a través de una serie de parámetros de insoslayable cumplimiento”:

La CE está en un estado de máxima vigencia, goza de muy buena salud, así lo ha demostrado en sus 40 años. Es fundamental identificar las necesidades de reforma, buscar el consenso adecuado de los principales partidos políticos, y acometer un proceso sin prisas y con pactos razonables, ha asegurado el Magistrado de la Audiencia Nacional.

Entre las mejoras que plantea está mantener el interés general de los españoles. No de una parte de ellos. La cuestión de la reforma de la Constitución viene acelerada por el problema territorial, provocado por el independentismo de Cataluña. “La Carta Magna no debe ser nunca la solución a un problema puntual”.

Ha cuestionado la necesidad urgente de reforma. “Esa CE que ha permitido 40 años de alternancia en el poder de partidos de diferentes ideologías, ha favorecido un desarrollo político, social y económico en España como nunca antes. Se debe hacer un esfuerzo por cerrar las competencias del Estado y de las CCAA en la Constitución para evitar la tensión de modelos competenciales”.

Enrique López ha analizado algunos puntos susceptibles de reforma desde su punto de vista. Al igual que no rectificaría el Título Preliminar, cree que se puede apostar por potenciar la democracia participativa a través de instrumentos. Se puede reformar el Senado para convertirlo en una cámara estrictamente territorial.

Aboga por fortalecer la independencia de los poderes estableciendo una independencia basada en criterios de verticalidad de los tres poderes y fortaleciendo la independencia del Poder Judicial estableciendo una nueva configuración de su órgano de gobierno.

En resumen, para Enrique López, la Constitución Española goza de muy buena salud y esa reforma implicaría buscar la oportunidad necesaria basándose en el consenso. “Para mí es difícil pensar que se abra un proceso de reforma constitucional. No cabe duda de que lo que más está provocando esa reforma es el conflicto político, jurídico y de otra naturaleza que se está viviendo en Cataluña”.

También ha cuestionado si se debe introducir o no una disposición adicional respecto a Cataluña. Y se ha mostrado convencido de que la solución en estos momentos no es un referéndum, ya que provocaría una ruptura con la comunidad política.

“Reformar para mejorar cuando haya el consenso adecuado y cuando la oportunidad sea la adecuada. Tan peligroso es sacralizar un texto como trivializar permanentemente por su reforma. Ambos extremos son muy peligroso”, ha concluido el Magistrado.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.